¿QUE ES EL ÁCIDO HIALURÓNICO?

El ácido hialurónico, o también conocido como hialuronato, es un carbohidrato producido por nuestro propio organismo de forma natural. Es una sustancia viscosa que se puede encontrar en las células de nuestra piel, en los ojos y en las articulaciones.

Hablando de cifras podemos decir que cada uno de nosotros tenemos, aproximadamente 15 gramos de ácido hialurónico en nuestro cuerpo.

¿POR QUÉ DE LA IMPORTANCIA DEL ÁCIDO HIALURÓNICO?

El ácido hialurónico es vital para poder mantener la funcionalidad y la elasticidad del líquido sinovial que se encuentra en nuestras articulaciones, puesto que su principal característica es la capacidad que tiene para atraer y retener agua, actuando de lubricante en nuestras articulaciones. Es decir, actúa de amortiguador.

Como también ocurre con el colágeno y otras sustancias, a medida que envejecemos la producción de hialurónico por parte de nuestro cuerpo también va disminuyendo, dando paso a la pérdida de firmeza  y de espesor en el caso de los cartílagos, y pérdida de luminosidad en el caso de nuestra piel.

De ahí la importancia de un aporte extra para suplir dicha carencia o con la intención de evitar al máximo las secuelas producidas por el paso de los años.

¿PARA QUÉ SE UTILIZA EL ÁCIDO HIALURÓNICO?

En una articulación con artrosis se observa una importante disminución de la cantidad y de la calidad del propio ácido hialurónico, por lo tanto existe una reducción de su concentración en el líquido sinovial.

Debido a lo mencionado anteriormente se utiliza como hidratante, regenerador de colágeno y lubricante en las articulaciones, para compensar éstas pérdidas y restaurar las propiedades visco elásticas del líquido sinovial.

Y, además actúa incrementando la propiedad del líquido sinovial de amortiguar la articulación y absorber los diferentes impactos a los que se ve sometida.

¿CÓMO SE ADMINISTRA EL ÁCIDO HIALURÓNICO?

El tratamiento suele consistir en una serie de inyecciones que se administran vía intra articular (dentro de la articulación) con dos semanas de diferencia respectivamente.

La cantidad de dosis dependerá de cada caso, aunque se suelen recomendar de 3 a 5 aplicaciones. En todos casos, la dosis deberá ser ajustada en función de la gravedad de los síntomas.

Sus efectos máximos no son inmediatos, pero sus beneficios empiezan a notarse aproximadamente al mes de la primera aplicación, y suelen durar hasta 6 meses.

¿ES UN TRATAMIENTO FIABLE?

Sí, puesto que se trata de un hialuronato que no proviene de origen animal, de alto peso molecular y obtenido por fermentación bacteriana.

Diversos estudios científicos demuestran que es un producto muy seguro, simple y eficaz, puesto que es ideal para rellenar el espacio intra articular.

Dado que este producto se inyecta en articulaciones, todo el proceso se realiza bajo estrictas normas de asepsia, siendo muy poco probables la aparición de infecciones o complicaciones.

OTROS DATOS RELEVANTES

El ácido hialurónico puede mejorar la lubricación de la articulación y la capacidad de amortiguación, pero conviene recordar que no es un sustituto, sino un complemento de otros tratamientos y recomendaciones.

NUESTROS VALORES FUNDAMENTALES. NUESTRAS CREENCIAS

Tratamiento médico

Desde la atención primaria hasta una amplia variedad de especialistas altamente capacitados!

Profesionales médicos

Servicios médicos que puede confiar al 100%

Tecnología de vanguardia

Cuidamos de su salud proporcionar el mejor tratamiento médico

Médicos calificados

Gran equipo de trabajo y asesoramiento individualizado

Gran Infraestructura

Soporte tecnológico totalmente renovado, disponemos de las mejores máquinas para su tratamiento

Soporte médico asegurado

No dude en contactar con nosotros, le asesoraremos y ayudaremos en todas las cuestiones que tenga.

Hemos de valorar cada caso viendo todos los factores predisponentes, condiciones laborales y de vida y edad para proceder con el tratamiento más adecuado en base a estas circunstancias y su futuro, siendo éste lo más conservador posible, minimizando las secuelas  para el futuro o al menos retrasarlas lo más posible, explicando todos los puntos desde donde podemos y debemos incidir en su tratamiento.